19 de junio de 2012

Lo mejor de lo peor que has conocido

No necesité poesía prohibida en libros ocultos, ni una botella y media de gancia para entender... Tuviste frente a tus ojos dorados desde el primer escalón un hueco, un vacío, una mente en blanco, el inmenso abismo, unas rodillas gastadas sin motivos, y sin razón de ser.
Qué valor tendría contar cuántos días son dos años y medio o cuánto brillaba la luna la noche que conté todos los lunares de tu cuerpo? Que bien se sentía tu espalda.
Hoy olés a café, a un verano enfiestado, a libertad incondicional sin limites ni cielos, a Spinetta en los años 90.
Y yo de a poco olvido tus palabras, el tono de tu risa y tus ojos achinados de tanto reír. Ya olvidé tu calor y tu cuerpo sobre el mio, cómo sentía ser tu esclava y vos, mi mejor amo.
Pero me quedan las esquinas de mi habitación, que me atormentan al dormir. Me siguen las esquinas, aquellas que nos encontramos y nos desencontramos sin cesar. Me quedan los escalones de mi escalera, donde tantas veces en puntas de pie llegaba a abrazarte y donde tantas veces, nos dijimos adiós. 
Se me escapan los detalles, entre tantos días los voy perdiendo.. Todos, salvo los de tu cuerpo. Podría todavía enumerar los lunares de tu espalda, y dibujar tu sonrisa en alguna pared, la que desapareció mucho antes que nosotros, sin rastros de vos. 
Pero me queda aún, la duda desafiante, la certeza de no saber después de las tormentas, de los caminos y fronteras que atravesamos cantando, llenos de rencor, de ira y de dolor, después de matar a golpes nuestras frentes y llorar tantas madrugadas...
¿Todavía, volverías aquél día y me dirías.. sí? ¿Todavía me elegirías como tu mejor pesadilla?

1 comentario:

MariaCaterina dijo...

Yo creo que lo eligiria una y mil veces (él), el amor duele como la puta madre, yo me canse de escribir cosas como las que escribis vos, pero la recompensa siempre llega.
Evidentemente te marcó un monton! Y estoy segura de que el te recuerda con una de sus mejores sonrisas, y si volvería a nacer y volvería al día en que te tuvo que responder que 'si' lo haria sin duda.